Las nuevas tecnologías revolucionan los relojes de pulsera

B.R

Pantallas de tinta electrónica, conexión con el teléfono móvil y más capacidades de personalización dan nueva vida a un producto con más de 40 años de historia 
Hace años que los relojes de pulsera comparten la función de dar la hora con los teléfonos móviles. Aunque todavía es común que ambos convivan en el mismo dueño, cada vez son más los que prescinden del primero y delegan la tarea de mostrar el paso del tiempo en su smartphone —que, aunque no es tan directo, tiene otras muchas funciones—. 
Pero algo ha cambiado durante 2012. Una nueva generación de relojes puede permitir que estos dispositivos recuperen su lugar en la muñeca de los que un día los desabrocharon y los guardaron en un cajón. ¿Cómo? Conectándose al teléfono móvil, y aprovechando sus capacidades superiores sin que haya que sacarlo del bolsillo. 
Tinta electrónica 
La tecnología ‘e-ink’ —tinta electrónica— de los lectores de libros digitales, sin embargo, combina las ventajas de ambos mundos. Consume muy poco, pero puede mostrar toda clase de imágenes. Con esta idea nació Pebble, un reloj de pulsera que consiguió más de 10 millones de dólares a través de la web de financiación colectiva Kickstarter. Ocho meses después de su presentación ha empezado a distribuir el producto final a los primeros en apostar por él. 
Pebble monta una pantalla de tinta electrónica que le confiere una autonomía de siete días. Se conecta con smartphones iPhone y Android de manera inalámbrica. Además de mostrar la hora de multitud de formas diferentes —simulando un reloj digital, o analógico, o incluso con letras—, es capaz de replicar las notificaciones del teléfono. Quién llama, qué correos electrónicos llegan, o el último tuit. También permite controlar la música, o mostrar información de la velocidad y los kilómetros recorridos de las aplicaciones para deportistas. Incluso es sumergible. 
Casi smartphones 
A principios de 2012 Sony presentó su SmartWatch, un reloj de pulsera con una pequeña pantalla similar a la de los teléfonos móviles, y posibilidades similares a las de Pebble. Hace falta pulsar en la pantalla para ver la hora, y según el fabricante la batería permite unos cuatro días de uso normal. Otro competidor es el italiano i’mWatch, que cuenta con GPS y antena para operar como un teléfono móvil convencional. 
Los primeros relojes digitales salieron a la venta durante los años 70. A pesar de su gran aceptación, nunca sustituyeron a los analógicos. Cuatro décadas después, una nueva generación se prepara para renovar el diseño y las cualidades del gadget de pulsera. Su éxito —o su fracaso— todavía está por decidir. 
Fuente: ABC 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s