Un Jobs que no parpadeaba, se duchaba poco y se jugó la vida con la medicina alternativa

Steve Jobs, durante la presentación del iPod Nano, en 2007. | AP
  • Una de las últimas personas que quiso ver en su vida fue Bill Gates
  • Exigió a Obama que le pidiera una cita personalmente para poder verle
María Ramírez (Corresponsal) | Nueva York
Al final de su vida, Steve Jobs, macrobiótico, budista y poco amante de las duchas, se arrepintió de haber retrasado su cirugía y de haber perdido tiempo, tal vez crucial, con la medicina alternativa y las dietas.
Jobs murió el 5 de octubre tras haber sufrido un cáncer de páncreas y un transplante de hígado. Entonces ya se había pasado a las soluciones tradicionales, pero era demasiado tarde. Unas semanas antes de su muerte se lo contaba a su biógrafo oficial, Walter Isaacson. La cadena CBS, propietaria de la editorial que publica el libro el próximo lunes, adelantó este jueves un extracto de la entrevista donde el escritor relata las palabras de Jobs.
El fundador de Apple ideó el nombre de su compañía en mitad de una de sus dietas ‘frutarianas’ después de visitar una finca con manzanos. Desde que era adolescente seguía regímenes de alimentos muy estrictos: a ratos, sólo fruta, otros, también verduras u alimentos separados. Estudió budismo zen durante años y creyó que la mezcla de espiritualidad y alimentos sanos serviría como antídoto incluso para el cáncer.
Cuando se lo diagnosticaron en octubre 2003, se negó a ser operado y optó por tratarse con zumos de frutas, acupuntura y remedios medicinales que encontraba en Internet. “No quería que abrieran mi cuerpo, no quería que me violaran de esa forma”, dijo Jobs, según su biógrafo, a quien el gurú confesó su arrepentimiento. Su mujer, su hermana y sus hijos le suplicaban que se operara, pero Jobs se resistió durante nueve meses en los que mantuvo su enfermedad en secreto.
“Pensaba que si ignoras algo, si no quieres que algo exista, puedes lograr magia con la mente… Antes le había funcionado. Se arrepintió”, cuenta Isaacson en el vídeo difundido por la CBS. El libro de 650 páginas, llamado ‘Steve Jobs’, es el resultado de más de 40 entrevistas del autor con el presidente de Apple y decenas de familiares, amigos y colegas.
Escrito para sus hijos
Jobs ofreció plena colaboración a Isaacson, presidente del Instituto Aspen y biógrafo de Franklin o Kissinger. El empresario quería que sus hijos supieran el porqué del trabajo que lo mantuvo alejado de ellos la mayor parte de sus vidas.
La biografía retrata sus manías y sus caprichos, según los extractos publicados por Associated Press, el ‘New York Times’ y el ‘Huffington Post’, entre otros. Cuando era adolescente, Jobs aprendió a mirar a los demás fijamente sin parpadear. En los 60, empezó con sus dietas estrictas mezcladas con LSD, que, según él, le ayudaban a centrarse en la creatividad y olvidarse del dinero. Les dijo a sus padres que le pagaran la carrera en una cara Universidad privada en Portland o no estudiaría en ninguna, aunque en menos de un año la abandonó.
Cuando ya era el consejero delegado de Apple, la compañía le hacía un seguimiento continuo para que no se descentrara y se lavara un poco más a menudo. El libro también relata su enfrentamiento con los ejecutivos de Apple antes de ser despedido en 1985. Según él, eran “corruptos” y carecían de valores porque sólo les importaba el dinero.
Isaacson también detalla los ataques de soberbia de Jobs ante cualquiera. En otoño de 2010, Jobs exigió que el presidente Barack Obama le pidiera oficial y personalmente una cita si quería conocerlo. Obama había mostrado interés, pero Jobs necesitaba una demanda formal.
Después, cuando se reunieron en el aeropuerto de San Francisco, el presidente de Apple abroncó al presidente por sus políticas, según él, demasiado a la izquierda. “Vas a ser un presidente de un solo mandato“, le dijo a Obama. Jobs se quejó de lo fácil que era montar una empresa en China frente al exceso de “regulaciones y costes innecesarios” y el poder de los sindicatos en EEUU.
Postre en la Casa Blanca
Cuando la Casa Blanca organizó una cena con varios consejeros delegados, Jobs se metió hasta con el menú, que consideraba “demasiado pijo”. Quiso imponer sus deseos para el postre. En esta ocasión al menos ganó la tarta que quería el presidente de EEUU.
Aun así, Jobs seguía siendo demócrata e incluso se ofreció a diseñar los anuncios para la campaña del presidente de 2012. El libro también cuenta que Bill Gates fue una de las últimas personas que Jobs quiso ver en su vida. Después de la cita, comentó con su biógrafo lo feliz que veía al creador de Microsoft ahora que se dedicaba a las obras benéficas. Le apreciaba y admiraba su “increíble instinto de qué funciona”, aunque no tenía buena opinión creativa de él.
Bill tiene muy poca imaginación y nunca ha inventado nada. Por eso creo que se siente ahora más cómodo con la filantropía que con la tecnología. Ha robado sin pudor las ideas de otros”, decía Jobs. Isaacson también relata el amor por la estética de Jobs y por qué empezó a llevar jerseys negros de cuello vuelto, con los mismos vaqueros azules y las mismas zapatillas grises.
Todo empezó con una visita a Sony en Japón a principios de los 80. A Jobs le llamaron la atención los uniformes de sus empleados y el entonces presidente de la empresa, Akio Morita, lo puso en contacto con su diseñador, Issey Miyake. Al estadounidense le gustaba la idea japonesa de que todos los empleados fueran iguales e incluso lo intentó con sus trabajadores en Palo Alto. Sus colegas se negaron, pero él decidió hacerse un uniforme para sí mismo.
La primera vez que preguntó a Miyake por los jerseys, el diseñador japonés le envió un centenar. Jobs le enseñó su armario a Isaacson, repleto del mismo modelo del mismo color. “Esto es lo que me pongo… Tengo suficientes para el resto de mi vida“, dijo.

Enlace articulo original: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/10/21/navegante/1319161722.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s