IBM cumple 100 años con la tecnología más avanzada

La computadora Watson, la última máquina que ha desarrollado IBM, entiende preguntas y puede buscar las respuestas.

Booch explica el funcionamiento de Watson durante el IBM Innovate 2011
International Business Machines Corporation (IBM), la cara visible de los primeros ordenadores personales en empresas y hogares, así como uno de los gigantes de la informática desde que ésta comenzó a desarrollarse, cumple 100 años. Desde las más primitivas máquinas automáticas para cortar carne, fabricadas a principios del siglo XX, la compañía ha llegado a construir una de las tecnologías más avanzadas: la supercomputadora Watson.
IBM nació en 1911, el 16 de junio, cuando el siglo XX apenas había comenzado y no se podía prever todo lo que daría de sí. Era una época con similitudes a los tiempos que vivimos actualmente: los cambios tecnológicos provocan una revolución que impacta profundamente en la sociedad.
Recientemente participamos en una mesa redonda con Grady Booch, uno de los personajes más destacados del proyecto de la supercomputadora Watson, de IBM, una máquina que entiende preguntas y puede buscar las respuestas correctas con un asombroso grado de acierto. El investigador explicó algunos de sus secretos y fantaseó con lo que puede llegar a dar lugar esta tecnología.
La computadora Watson
«Para ser honesto les diré que rechacé al menos tres veces hacer un keynote. Siempre hablo de lo mismo y no tengo nada que decir. Pero llegaron y me dijeron: «tenemos una idea para ti, ¿por qué no hablas sobre Watson?» Eso está bien, eso parece divertido. Me atraparon».
¿Su papel en Watson? «Soy el que cuenta la historia aquí, pero la gloria pertenece a los integrantes del equipo de desarrollo de Watson. Yo sólo vine a capturar arquitectura y documentación. Y eso está siendo útil para los equipos que están tratando de comercializarla ahora».
Preguntado sobre si la supercomputadora podría rivalizar e incluso quitar el trabajo, por ejemplo, a abogados – al estilo de lo que ocurrió a los obreros con las primeras máquinas que se instalaron en las fábricas –, debido a su capacidad para analizar preguntas y contestar correctamente, Booch separa las manos despreocupadamente y las vuelve a juntar. «No creo que Watson pueda ser perjudicial», señala.
«Si miramos en el sector legal o el sector médico, lo que vemos aquí es que ambos tienen algo en común. Están llenos de información desestructurada. La cuestión principal es cómo aprender y construir algo sobre información desestructurada». «No creo que vayamos a reemplazar a doctores, no creo que vayamos a remplazar a abogados, pero podríamos tener sistemas que ayuden a estructurar toda esa información que nunca podríamos asimilar», continua explicando Booch, que habla con verdadera pasión sobre el tema.
¿Cómo monetizar sus capacidades?
«Para el campo médico y legal se puede proporcionar una plataforma para que terceros puedan desarrollar productos e interfaces. IBM tiene la filosofía de que la compañía no domine un área particular, pero construye sus productos y posibilita a otras compañías que construyan negocio en ese espacio».
La supercomputadora Watson representa una inteligencia artificial superior, fundamental para poder llevar acabo los análisis de datos a los que nos enfrentaremos en los próximos años. «Esta es la era de las grandes bases de datos. La organización que ofrece Watson combate esta explosión de datos», indica Gooch, convencido. Watson también despierta un gran interés en la comunidad financiera. «Imaginemos estar obteniendo toda la información que ocurre en el mundo para saber en qué mercado invertir».
Google y Facebook son ejemplos de cómo manejar la información para sacar provecho de la misma si ésta se organiza y se obtienen los datos más importantes. Las recomendaciones de Amazon con otro buen ejemplo. Por tanto, tecnología como la que provee Watson ya tiene aplicaciones reales a nivel de mercado de consumo. Sin embargo, cuando a Booch se le pregunta sobre cuándo impactará esta tecnología directamente sobre nosotros, como usuarios, se muestra escéptico, a la vez que interesado. «Probablemente no durante toda mi vida», comenta.
Para él un impacto directo consitiría en que interfaz y hardware desaparecieran. «Ésta es una de las grandes tendencias de las que he estado hablando desde hace tiempo. Nuestro gran reto, como desarrolladores de software y sistemas, es simplemente crear la ilusión. Ese futuro no existe, no lo veo todavía».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s