‘En una sociedad democrática, los datos del Gobierno pertenecen a los ciudadanos’

  • ‘Lo primero que tienen que hacer los gobiernos es hacer sus datos abiertos’
  • ‘Existe una tensión continua entre innovación y estandarización, y es necesaria’
  • ‘Todo el mundo reconoce que el vídeo es una parte central en la Web’
  • ‘La convergencia entre la televisión y la Red es la próxima frontera’
  • ‘HTML5 ha reunido a toda la industria y hace que vayamos hacia un mismo lugar’
  • ‘A pesar de las diferencias culturales o legales, tenemos una sola Web’
Pablo Romero | Bilbao
Sonriente y afable, a pesar del cansancio acumulado. Así es Jeff Jaffe, el presidente ejecutivo del Consorcio W3C, ese importante organismo internacional que decide sobre los estándares Web, algo así como la Real Academia de la Lengua de la Red.
Jeff Jaffe. | w3.org
No sale a ninguna parte sin su ‘kipá’ en la cabeza, y es tan estricto con su comida ‘kosher’ que comentan en la Bilbao Web Summit que tuvieron que traer sus alimentos desde Barcelona expresamente para él.
Jaffe lleva algo más de un año al frente de este consorcio de compañías multinacionales, organismos de todo tipo y mentes especialmente brillantes -capitaneadas por el propio padre de la Web, Tim Berners-Lee- que tratan de poner de acuerdo a todo el mundo para que la Web hable un solo idioma, comprensible para todas las máquinas, dispositivos, navegadores y formatos.
El Navegante pudo hablar con él durante una entrevista sobre las actividades del consorcio, sus retos más próximos, la estandarización del lenguaje HTML5 -clave para la Web que viene, mucho más rica y ubicua- y los esfuerzos para reducir la brecha digital en todo el mundo, así como la importancia de que los gobiernos abran sus datos a los ciudadanos.
Hágame un breve balance de cómo ha sido su año al frente de W3C. ¿Qué ha cambiado en relación con la gestión de su antecesor, Steve Bratt?
Una de las cosas que han estado pasando durante mucho tiempo, pero que se ha acelerado en el último año, es que estamos creando realmente una nueva plataforma web abierta para el desarrollo de aplicaciones. Y en concreto lo que realmente se está impulsando es lo que conocemos como ‘rich multimedia’: vídeo, gráficos, imágenes, fuentes, contenido multimedia rico. Todo ello soportado por la web de una manera estándar en dispositivos variados, que van desde teléfonos inteligentes, aparatos portátiles, ordenadores de toda clase, incluso en televisores… Así, la Web se está convirtiendo en una plataforma mucho más rica.
Además, el pasado año articulamos cuál iba a ser nuestra visión para la Web del futuro, una nueva plataforma. A raíz de esto se ha generado un gran entusiasmo en la comunidad web. De hecho, hemos tenido un significativo incremento de miembros del consorcio, nombres realmente importantes de nuevas industrias y sectores, redes sociales, videojuegos, electrónica de consumo… También países diversos están entrando en el consorcio. Así, la existencia de esta nueva plataforma web abierta para el desarrollo de aplicaciones está trayendo nuevos socios.
El otro cambio importante es que estamos modificando los términos de participación dentro del W3C. La mayoría de nuestros miembros están distribuidos en grupos de trabajo en los que se decide la próxima generación de las especificaciones tecnológicas. Ahora, hemos creado nuevos grupos para trabajar en nuevos desarrollos que aún no están preparados para la estandarización, para la comunidad de desarrolladores, y otro tipo de grupos, los grupos de negocio, especialmente enfocados para compañías como bancos, compañías de seguros, medios de comunicación… para que discutan cómo van a impactar en sus propios negocios los cambios en la Web.
Nuestro modelo de participación para definir estándares es el mismo, todo el mundo puede participar. Pero lo que es nuevo es que si un sector quiere trabajar junto para ver cómo utilizar los estándares web en su propia industria, tienen esta opción. Pueden ser miembros del W3C también, pero si sólo quieren trabajar en un aspecto concreto, pueden hacerlo.
Uno de los ‘peligros’ a los que siempre se ha enfrentado el consorcio es a la fragmentación de la Web. Ahora, con la irrupción de los ‘smartphones’, de las tabletas, de las aplicaciones, de la TV conectada a Internet, las videoconsolas… la información es más multimedia y multiplataforma que nunca. ¿Cómo evitar esto? ¿Cómo mantener una Web única, a pesar de la cantidad de plataformas?
Eso realmente es un reto importante. Creo que es justo afirmar que existe una tensión continua entre innovación y estandarización. Lo cierto es que no se puede estandarizar cualquier innovación de forma inmediata, porque nunca sabes al principio qué innovación será al final implementada. De hecho, queremos utilizar los grupos que antes he mencionado para dejar que la gente experimente con las innovaciones. Por supuesto que puede haber fragmentación en ese momento, en el que tecnología no está estandarizada. Luego, a medida que va quedando más claro hacia dónde está yendo la Web, entonces podemos impulsar el trabajo realizado en los grupos de trabajo de estandarización.
“Creo que es justo afirmar que existe una tensión continua entre innovación y estandarización”
Un ejemplo muy bueno de esto son los marcos de vídeo (video frameworks) para la Web. hace 10 o 15 años no había marcos de vídeo para la Web, y el W3C no tenía ninguna actividad de estandarización enfocada a esto. Ahora todo el mundo está de acuerdo en que el vídeo es el camino a seguir, pero entonces nadie lo imaginaba. Así pues, ciertas compañías crearon soluciones propietarias, lo que está bien para el desarrollo de la Web, ya que la Web es en sí una plataforma abierta en la que se pueden extender todo tipo de innovaciones. Ahora, todo el mundo reconoce que el vídeo es una parte central en la Web, y por eso HTML5 ha reunido a toda la industria, toma tecnología potencialmente fragmentada y hace que todos vayamos hacia un mismo lugar.
¿Qué penso cuando leyó el controvertido artículo de Chris Anderson y Michael Wolff, “La Web está muerta, larga vida a Internet” (“The Web is dead, long live to Internet”)? ¿Estamos viendo un crecimiento de lo que se llama comúnmente ‘jardines vallados’ con el surgimiento de redes sociales no ineroperables, aplicaciones, etc.? ¿Supone realmente un peligro para la Web única?
Bueno, antes hemos hablado de esa tensión entre innovación y estandarización. Creo que esa tensión es inherente, de hecho, queremos esa tensión. Lo que pasa es que no queremos que esa tensión llegue demasiado lejos. Hace una década no había redes sociales, no había nada que estandarizar. La novedad llegó fruto de una innovación, que es fantástico. A medida de que estas redes sociales se convirtieron en algo clave, como pasó el vídeo, la comunidad se preguntó qué partes de eso deberían estandarizarse y cuáles no. Uno de los aspectos en los que pensábamos todo el tiempo es en las cuestiones de privacidad. Por ejemplo, el rastreo ‘online’ es probablemente una de las tecnologías sobre las que nos pondremos a trabajar próximamente para tratar de estandarizarla, con grupos que traten entre otras cosas interfaces para que los usuarios puedan especificar claramente bajo qué circunstancias pueden ser o no rastreados en la Web.
Explíqueme cómo se puede encontrar el equilibrio entre la necesidad de que exista una identidad en la Web (por motivos de seguridad nacional, o simplemente para impulsar el comercio electrónico, basado en la confianza) con la privacidad de los usuarios (clave en la explosión de la Web, así como para garantizar la libertad de expresión, como ha sucede en la primavera árabe, los disidentes chinos, etc…).
Bueno, déjame hacer tu pregunta incluso más radical: la realidad es que lo que se considera un comportamiento normal, información pública o privada, difiere de una cultura a otra, y el marco legal también difiere de un país a otro. Y a pesar de las diferencias culturales o legales, tenemos una sola World Wide Web. Por tanto, esto que planteas parece un problema prácticamente insalvable. No vamos a estar creando leyes globales en el consorcio W3C, trabajamos en estándares tecnológicos, no en leyes. Y en tecnología, en cuestiones sobre privacidad y seguridad, lo importante es el diseño de los interfaces de la manera correcta y con la adecuada flexibilidad, para que tanto compañías como usuarios puedan ‘customizarlos’ y adaptarlos a sus necesidades o sus marcos legales. Tenemos una sesión este mes sobre la gestión de la identidad en el navegador. Este campo, el de la identidad en navegadores, es muy grande, con muchas perspectivas, y nuestra propuesta es que el navegador debería contribuir en la gestión de la identidad del usuario.
Existe una creciente marea de datos personales en la Web, muchos de ellos proporcionados por nosotros mismos por el éxito de las redes sociales. Luego, te encuentras con sucesos como los recientes ataques a las redes como PlayStation Network, con decenas de millones de datos expuestos. ¿Cómo podemos estar seguros? Y si hay problemas, ¿quién es responsable: las compañías, los usuarios, el propio sistema y sus estándares?
Bien, creo que la responsabilidad es de alguna manera compartida. Para empezar, los usuarios finales deberían saber qué información sobre ellos mismos está circulando, ser capaces de dar su consentimiento, de cómo tu propia información está siendo usada. Realmente parte de la responsabilidad recae en los usuarios, está claro. Pero todos los demás implicados en el sistema tienen su papel que jugar, porque si no hay un consentimiento y esos datos se toman y usan de forma inapropiada eso no estaría bien por parte de las compañías o los proveedores de servicios. Por tanto, creo que existe una responsabilidad compartida. Muchos de los retos tienen que ver con el hecho de que es relativamente fácil afirmar que es una responsabilidad compartida, y la línea que divide la responsabilidad individual de la que otros queda difuminada, y además vuelven a entrar factores culturales y legales.
“Si no estandarizamos es imposible educar a la gente para que puedan controlar su propia información”
Creo que es importante en cualquier caso el uso de tecnología estandarizada. Si no estandarizamos la manera de hacer las cosas es imposible educar a la gente para que puedan reforzar el control de su propia información. No es complicado enseñar a la gente una manera de hacerlo, pero sí es complicado enseñar un millón de formas diferentes. Por eso la estandarización es importante. Pero incluso usando tecnología estandarizada, las compañías que poseen datos legítimamente obtenidos de sus usuarios tienen una responsabilidad en cuanto a la custodia de esos datos. En resumen, creo que no hay una respuesta única a esa pregunta.
Steve Bratt identificó como uno de los principales retos la Web móvil. ¿Sigue siendo así? ¿Qué otros retos destacaría como clave? (Pantallas táctiles y tabletas, realidad aumentada, geolocalización…)
Sí, hace unos años la Web móvil era particularmente un problema ya que entonces, cuando los dispositivos portátiles y de mano empezaron realmente a tener capacidades web. Claro que había una diferencia notable entre las capacidades de estos primitivos dispositvos móviles y las de los ordenadores de entonces. Muchas páginas web no podían mostrarse de forma natural en los dispositivos de mano, de hecho.
Puedo decir que hoy por hoy, aunque no estamos en una situación perfecta, hemos alcanzado un progreso enorme en este asunto. Hay mucho trabajo por hacer, pero hemos avanzado mucho. Esto nos llega al próximo gran reto para el desarrollo de la Web, que es llegar a muchos más dispositivo de consumo. Recientemente hemos podido ver la red en los televisores, en los automóviles -no me refiero a que los conductores puedan navegar (risas), sino que el coche en sí se puede comunicar ya con otros o con la web para indicarte a qué distancia está la próxima gasolinera.
Por tanto, la Web se está moviendo progresivamente a muchos dispositivos electrónicos de consumo y eso genera una serie de nuevos retos, es realmente el siguiente paso.
¿Qué dificultades plantea la distribución de la televisión, y en general el vídeo, en la Web?
Creo que en relación con el vídeo en la Web hay un camino muy importante recorrido con HTML5. La especificación está muy cerca de su estado denominado ‘last call’ (de hecho, la fecha de entrada en este estado es el 23 de mayo), que significa que el estándar está prácticamente completado. Hay partes que no están terminadas aún, no obstante, pero pocas. Lo cierto es que HTML5 hoy en día está enfocado tanto al vídeo generado por el usuario como al ‘premium’, el que se produce por estudios profesionales, televisiones, películas… Abordamos cuestiones como cuánto vídeo va a reproducir tu ordenador, cuando contenido web asociado llevará -por ejemplo, cuando ves un programan de televisión podrás pinchar en un icono en la imagen y comprarlo-, o sea cuánta integración habrá. Esto es solamente el principio. Por tanto, HTML5 eleva el nivel de complejidad pero marca la próxima frontera de lo que se podrá hacer en la Web, que en este caso es la integración de la Web con el contenido de vídeo ‘premium’.
Uno de los principales focos de trabajo es la estandarización de HTML5 como la nueva versión del lenguaje de la Web. Muchas compañías, como Google, Microsoft o Apple, lo promueven activamente. ¿En qué situación estamos ahora mismo respecto de esa estandarización? ¿Cuándo veremos el estándar completo?
Bueno, la semana que viene está marcada por lo que llamamos ‘last call’ para HTML5, que significa que el grupo de trabajo considera que todo este asunto está completo, y todo ese trabajo se pone a disposición del público, y es el público el que se pone a trabajar en él. Se trata de un grupo de trabajo muy amplio, y mucho me extrañaría que hubieran grandes cambios, aunque no me extrañaría que hubiera ciertos cambios. Hasta que no recibamos las respuestas del público, las evaluemos, aprobemos algunos cambios, etc., podría pasar un año. Por tanto, no llegará al estado ‘recomendación candidata’ hasta 2012.
Hay que tener en cuenta que la estandarización y la implementación de este lenguaje han ido en paralelo; las compañías han introducido muchas características en sus navegadores, incluso sin tener la especificación completa aún. Mientras completamos esta especificación que ya está implementada, hay que tener en cuenta que los productos de las compañías tienen un ciclo de vida. Dicho esto, hay que esperar a que esas compañías implementen las revisiones de las especificaciones a medida que las vamos lanzando, y además hay que validar, certificar y probar esas implementaciones, así que hay que añadir otros dos años más al proceso. Así que hemos marcado 2014 como el plazo previsto para publicar la recomendación final. En este punto HTML5 será sólido, no tendrá más cambio.
“Hemos marcado 2014 como el plazo previsto para publicar la recomendación final de HTML5”
¿Qué implicaciones va a tener HTML5 en la web cuando su adopción sea general?
Creo que el mayor impacto que vamos a ver será la transformación de aquellas industrias que se basan en la Web. Hoy, la industria de la televisión es independiente de la Web, pero con HTML5 vamos a poder ver una intersección mucho más profunda entre la televisión y la Red, y eso será un cambio importante. En el propio negocio de los medios, la riqueza que proporciona HTML5, las posibilidades que ofrece para intercambiar información, seguirá haciendo de la Web un medio incluso más atractivo para las noticias, sobre todo por cómo va a ser usada para aprender del mundo.
¿Es tan poderoso el cambio? ¿Cree que los medios terminarán convergiendo de laguna manera gracias a este avance en el lenguaje de la Web?
Yo creo que sí, pero creo también que llevará un par de generaciones más antes de poderlo ver. Como dije antes, la convergencia entre la TV y la Red es la próxima frontera, y vamos a encontrarnos con muchas necesidades sobre las que aún ni siquiera hemos pensado. Mucha gente tiene un navegador en sus ordenador que requiere actualizaciones para solucionar problemas de seguridad; la gente que usa navegadores en el televisor tiene más complicado realizar esas actualizaciones. Por eso, vamos a ir descubriendo poco a poco nuevos requerimientos de estandarización con los que no contábamos antes, y también requerirá cierta integración para llegar hasta allí.
También hay otros factores a tener en cuenta, como el paso de IPv4 a IPv6, que podría multiplicar dramáticamente los dispositivos conectados a la Red…
Sí, claro, hay mucho factores, también hay que considerar la creciente demanda de banda cada vez más ancha Pero desde la perspectiva de la Web, creo que HTML5 es la clave para toda esta transición.
¿Qué debemos esperar de la evolución de la Web semántica? ¿En qué estado nos encontramos?
Vamos a continuar trabajando en ello. En cuanto a la adopción de RDF (una manera de introducir metadatos en la Red) en la industria, creo que depende mucho de la madurez de la gente al acostumbrares a una nueva tecnología. Estos días hemos tenido una reunión al respecto, y una de las compañías que integran el grupo de trabajo ha informado de una investigación sobre cuál es la adopción real de RDF. Sólo un 3,6% del total de páginas web que existen lo están usando hoy en día. No obstante, eso representa un crecimiento del 510% con respecto al año pasado. Creo que nos encontramos en un punto de inflexión en el que la gente al fin está aprendiendo a usarlo, a implementarlo.
Quizá es porque es un poco complicado de implementar. ¿Cómo se puede arreglar esto? ¿Estáis trabajando en herramientas para hacerlo al menos de forma más automática?
Bueno, creo que la implementación de la Web semántica ha sido un problema que no tiene que ver tanto con la estandarización sino con qué compañías la están implementando realmente. Y es como un círculo vicioso: mientras haya poca adopción, no habrá motivación para crear herramientas, y mientras no haya más herramientas no se incrementará la adopción. Por eso estamos tan conteneos con estas tasas de crecimiento de la adopción de RDF en el pasado año. Creo que hay compañías que están trabajando en ello y que serán el motor para que se generen más herramientas, y eso acelerará la adopción. Puede que rompamos este círculo vicioso en los próximos dos años.
Estamos viviendo un creciente interés de los poderes públicos por el Open Government Data. ¿Qué es lo primero que recomienda el consorcio a aquellos gobiernos y administraciones que quieren proporcionar sus datos para ser más transparentes?
“Creo que lo primero que tienen que hacer los gobiernos es hacer sus datos abiertos”
Creo que lo primero que tienen que hacer los gobiernos es hacer sus datos abiertos. ¿Cómo? Bueno, simplemente poniéndolos ahí. Una vez que ya los ha abierto, existe una amplio abanico de posibilidades para hacerlos más y más útiles y accesibles, como implementar en el proceso RDFa, poner los enlaces correctamente utilizando formatos abiertos Es decir, se pueden proporcionar los datos abiertos y se pueden también proporcionar esos datos con estándares abiertos, y existen muchas maneras de hacerlo. Pero insisto, el primer paso es ponerlos ahí, a disposición de todos.
¿Por qué cree que no lo hacen, o lo hacen de forma tan limitada?
Supongo que existe una serie de factores, empezando por la inercia de no hacerlo, en algunos casos puede ser el coste de hacerlo, en otros, simplemente que están aprendiendo el valor de hacerlo.
¿Y cuáles son los beneficios de hacerlo?
No es una cuestión de en qué beneficia abrir los datos públicos, creo que es un asunto de obligación. Estamos hablando de que en una sociedad democrática, los datos del Gobierno pertenecen a los ciudadanos. Considero que es una obligación que los gobiernos los proporcionen de forma abierta.
“El poder de la Web reside en el hecho de que es universal”, dijo Berners-Lee. ¿Cómo se plantea el consorcio la reducción de la brecha digital?
Gran parte de nuestros esfuerzos en este área se enfocan en la Web multilingual, que creemos que es algo de mucha importancia, especialmente en Europa. Participamos en algunos de los programas marco de la Unión Europea que trabajan ara alcanzar una Web mutilingual. Pero es parte del trabajo. También hacemos conferencias y charlas. Tim Berners-Lee también creó la Web Foundation, y trabajamos con esta fundación de forma intensa para crear buenas prácticas en el uso de la Web pensados para lugares con menos oportunidades económicas, como algunas países africanos.
¿Llegaremos a ver una Web realmente por encima de los idiomas, con una buena traducción automática?
Creo que la traducción automática es un problema muy grande, hay muchos traductores en la Web, unos mejores que otros. Algunos son muy buenos especialmente para usuarios comunes, y especialmente entre dos idiomas mayoritarios y extendidos. No obstante, probablemente haya miles de lenguas en el mundo y el nivel de sofisticación del que disponemos no llega hasta ahí. Por tanto, puede que para un uso comercial puedan valer más o menos los traductores actuales, pero para un uso especializado, como traducciones científicas legales, es más problemático. Veremos mejoras con el tiempo, seguro, pero seguramente va a tardar. Los investigadores trabajan en ello.
Por último, ¿cómo es su relación con Tim Berners-Lee? ¿Es fácil trabajar con él?
Es muy fácil, de verdad. Es una persona muy amable, y tiene una manera de trabajar muy cercana, muy agradable.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s