La Ministra Sinde considera que el “manual de desobediencia” a su ley es algo “anecdótico”

La semana pasada el colectivo Hacktivistas presentó un libro titulado “Manual de Desobediencia a la Ley Sinde”; un libro en el que se explica, entre otras cosas, la ineficacia de esta Ley y algunos resquicios por los que usuarios y administradores de sitios web van a poder evitar el cerco de la censura y el bloqueo de páginas. Entre estos consejos encontraríamos el cambio de DNS, el uso de VPNs o de un proxy, etc, es decir, mecanismos que podrían poner en relieve todo lo que se ha comentado en relación a la inutilidad de la norma. Estos días, de plena campaña electoral, los políticos andan mucho más visibles y, sobre todo, no pierden ocasión para contestar a la prensa y, de paso, hablar un poco del programa electoral, así que aprovechando un acto de campaña en Valencia, la Ministra Sinde fue preguntada acerca de este libro y comentó que lo considera “algo anecdótico”, aunque tendrá “su acogida”.
Entre otras “perlas” la Ministra defendió la utilidad de la Ley, alegando que unas normas de convivencia eran necesarias en la red, de manera que, así, fuese posible establecer una industria alrededor de los contenidos y su difusión en Internet. Concretamente, considera que esta Ley establecerá un principio de “causa-efecto” puesto que al establecer una regulación, la red se convertirá en un espacio de difusión en el que se creará un mercado a precios asequibles.
La cultura es algo que nos beneficia a todos, e intentar el expolio y la destrucción, sea de unos edificios del siglo XIX o principios del XX, que tienen una azulejería muy particular, o sea distribuyendo, sin remuneración ninguna para los autores, sus obras es una catástrofe económica y cultural
Es curioso que se considere que gracias a esta Ley se creará una oferta de contenidos, sobre todo cuando se van a emplear 5,6 millones de euros desde el Ministerio de Cultura y 205 millones de euros desde el Ministerio de Industria, vamos que con esta inyección de incentivos complicado sería que la industria no se crease, aunque sea de manera efímera para, únicamente, cobrar las subvenciones.
Por si todo esto de la Ley Sinde fuese poco, resulta que a nuestros vecinos europeos les ha gustado el modelo español y están estudiando su uso como referente y, claro está, su transposición en otros estados miembros de la UE. Lógicamente, la Ministra está encantada y expresó su deseo para que Bruselas apostase también por “este modelo constructivo, que hace todos los derechos compatibles”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s